La administración del tiempo laboral

Home > Content > La administración del tiempo laboral

Lic. Karla Lorena Estrada Rivera

Universidad de Oriente Campus Cancún

Maestría en Desarrollo Pedagógico

El tiempo es uno de los recursos más valiosos para los seres humanos, es algo intangible que cuesta muy caro cuando se desperdicia. No todos las personas tienen consciencia de ello, si relativamente no cuesta nada existir, es muy fácil no valorarlo. Sin ambargo, en el sector productivo y laboral, el tiempo es un activo importante e invaluable para toda organización, principalmente en el ámbito administrativo. Extrañamente, es muy común que quien se dedica a administrar bienes o activos financieros, es quien menos control y administración de su tiempo tiene.

La administración del tiempo laboral

El tiempo es una unidad de medida que nos permite identificar algo de manera cronológica, Alvarado (2007) comenta que “Se utiliza para expresar cambios entre dos momentos determinados [...]. Termina siendo un sincronizador de la sociedad, que permite organizar las dinámicas de las personas unas con otras”.
 

Es un recurso tan valioso que dentro de las organizaciones, el tiempo que se invierte en el trabajo de un colaborador, es una variable importante para determinar el costo del mismo. Existen personas que desperdician este recurso a propósito y con consciencia; en ese sentido, existen otras que no dominan la ciencia de la administración, y por ende, no logran hacerlo con su tiempo mismo.

Para poder tener mayor y mejor consciencia de la importancia que tiene el saber administrar el propio tiempo, se deben considerar los siguientes aspectos que Alvarado (2007) nos menciona:

“Se debe identificar y diferenciar entre lo importante y lo urgente.
■ Importante: lo que debe ir primero; son aquellas cosas que ayudan a conseguir y alcanzar las metas propuestas.
■ Urgente: cosas que no pueden esperar y que exigen nuestra atención inmediata.”

Respecto a ello Flores (2011) refiere que “Una vez que hayamos aceptado el hecho de que no podemos hacer todo y dejemos de actuar como tal, habremos dado un paso muy importante hacia una efectiva administración de nuestro tiempo. Identificar las prioridades se convertirá en un problema menor”.

Antes de poder creer que se pueden realizar absolutamente todas las tareas y obligaciones dentro de cualquier actividad laboral, debemos entender que uno de los principales puntos dentro de la administración del tiempo, es que eso es prácticamente imposible; sin embargo existe una manera de poder optimizarlo  para poder realizar las actividades de manera sistemática y que cumpla con los requerimientos de cumplimiento que nuestro puesto u organización nos exige, esta herramienta se llama: Planificación.

Bernal (2012) establece que:

La planificación es la primera función administrativa porque sirve de base para las demás funciones. Esta función determina por anticipado cuáles son los objetivos que deben cumplirse y que debe hacerse para alcanzarlos; por tanto, es un modelo teórico para actuar en el futuro. La planificación comienza por establecer los objetivos y detallar los planes necesarios para alcanzarlos de la mejor manera posible. La planificación determina donde se pretende llegar, qué debe hacerse, cómo, cuándo y en qué orden debe hacerse. (p.2)

Dentro de nuestras labores organizacionales, una parte fundamental es la planificación, la cual, a diferencia de la planeación que suele ser más rígida, esta es flexible; una vez que se realiza la planeación de nuestras actividades laborales así como la asignación de los respectivos tiempos para cada una de ellas, con el paso del tiempo, está permitido realizar modificaciones que permitan una mejor oganización con mejores resultados y mayor eficacia.

El último factor fundamental dentro de esta administración del tiempo laboral, son las actitudes y las aptitudes; son una variable relevante porque de ello depende mucha de la eficacia al momento de realizar y ejecutar cualquier tipo de planificación que derive en una mejor administración: una persona no apta para cierto puesto, puede aprender, y aunque toma tiempo y esfuerzo, es una posibilidad, pero una persona desmotivada y sin actitud, difícilmente puede ser eficaz, pues la barrera invisible de la mala actitud, no le permitirá tener presente la importancia de su papel para la organización o para cualquier equipo de trabajo.

Debemos tener en claro que el tiempo es relativo, que para poder tener una mejor administración del mismo, también debemos considerar nuestra actitud y aptitud y sobretodo, establecer herramientas adecuadas que sirvan de apoyo para lograr nuestros objetivos laborales con éxito. El tener una mejor administración de nuestro tiempo laboral tendrá como resultado intrínseco, una mejor y mayor productividad, una mejora en nuestras emociones y, aunque suene extraordinario, también nos traerá beneficios en nuestra salud emocional, mental y física.

 

 

 

 

Referencias

Alvarado, H., (2007). Manejo efectivo del tiempo. Universidad de La Sabana. Recuperado en: https://www.unisabana.edu.co/fileadmin/Archivos_de_usuario/Documentos/Do... ion_De_Estudiantes/E.A.Manejo_del_tiempo_OK.pdf

Bernal, M., (2012). La planificación: conceptos básicos, principios, componentes, características y desarrollo del proceso. Recuperado en: https://nikolayaguirre.files.wordpress.com/2013/04/1- introduccic3b3n-a-la-planificacic3b3n1.pdf

Fernández, F., (2010). El tiempo y su administración efectiva. Universidad de Costa Rica. Recuperado en: https://www.binasss.sa.cr/revistas/ts/v19n411994/art04.pdf

Flores, R., (2011). Curso: Administración del tiempo y organización del trabajo. Recuperado en: http://gideca.net/files/Manual%20Curso%20Administracion%20del%20Tiempo.pdf

Contáctanos

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.